Polémico anteproyecto de ley que revolucionará los derechos de las personas trans y de género en España

LA ministra de Igualdad, Irene Montero, ha presentado un anteproyecto de ley que pretende transformar los derechos LGBTQ en España.

El proyecto de ley propuesto permitirá a las personas transgénero cambiar legalmente su nombre y género en documentos oficiales sin consentimiento médico.

En encarnaciones anteriores de las leyes de intercambio de género, cualquier persona que desee cambiar legalmente su sexo debe tener una carta escrita de un médico que diagnostique una condición llamada disforia de género.

Sin embargo, el nuevo proyecto de ley está destinado a eliminar esto, y siempre que el sujeto sea mayor de 16 años y lleve una declaración jurada, se le permitirá cambiar su género en formularios como su DNI o con las autoridades españolas.

El proyecto de ley también propone que 16 se convierta en el límite de edad legal para que una persona comience un tratamiento hormonal, un proceso para alterar médicamente el cuerpo y convertirse en el sexo opuesto.

El documento fue elaborado por el Ministerio de Igualdad, liderado por Montero, y formado por más de 20 grupos trans y LGBTQ diferentes, como parte de un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos tras las elecciones de 2019.

Los cambios a la ley han sido criticados por el grupo de derechos de las mujeres, quienes afirman que el proceso de simplificación del procedimiento les quita los derechos existentes y la experiencia de las mujeres.

Los miembros del partido del PSOE también se han resistido a los cambios, afirmando que otorgar a las personas el derecho a autoidentificarse creará “lagunas ambiguas y jurídicamente inseguras en el sistema actual”.

El proyecto de ley también se extenderá a otras áreas de los derechos de las personas transgénero, como los tutores legales para los menores que deseen realizar la transición, el reconocimiento de personas no binarias y la capacidad de competir en eventos deportivos bajo el género recién asignado.

Las prisiones también recibirán derechos específicos para personas trans, lo que permitirá a los reclusos que se identifiquen como del sexo opuesto acceder a todos los beneficios del género elegido.

Los lugares de trabajo recibirán incentivos para contratar a personas trans que tradicionalmente tienen dificultades para encontrar empleo, y los expatriados tendrán acceso a las mismas leyes, «independientemente de la situación administrativa».

El Ministerio admite que el proyecto de ley tiene un largo camino por recorrer, pero Montero confía en que pondrá a España en tendencia con otras leyes trans en todo el mundo.

Se espera que el proyecto de ley se finalice y se presente al Congreso de mediados a fines de febrero.


Source link

Deja un comentario