NUEVOS casos de COVID-19 caen a niveles de principios de otoño en la Comunidad Valenciana de España

Las tasas de infección por COVID-19 continúan cayendo en la Comunidad Valenciana con el total más bajo del martes desde el 13 de octubre.

Las últimas cifras del ministerio de salud regional esta noche (23 de febrero) declararon 829 nuevos casos, en comparación con 2.065 infecciones una semana antes y 4.310 casos el 9 de febrero.

Es la primera vez que los informes del martes han alcanzado menos de 1,000 casos desde el 13 de octubre, cuando se anunciaron solo 268 nuevas infecciones por coronavirus.

El martes anterior (6 de octubre) declaró 589 casos.

Las tasas de mortalidad también se han reducido a la mitad en comparación con el patrón de fines de enero y principios de febrero con 53 muertes por COVID-19 reportadas.

6.490 personas han muerto ya por coronavirus durante la pandemia en la Comunidad Valenciana

Las hospitalizaciones continúan cayendo con 1.587 personas ingresadas, una caída de 115 en 24 horas.

Hace una semana, las hospitalizaciones se situaban en 2.134 y en 3.235 el 9 de febrero.

344 pacientes están en cuidados intensivos, en comparación con 465 una semana antes.

Se notificaron 31 brotes en la región, 20 en la provincia de Valencia; 7 en la provincia de Alicante; y cuatro en la provincia de Castellón.

A pesar de los datos muy positivos, mejores que los de gran parte del pasado otoño, el presidente valenciano, Ximo Puig, sigue insistiendo en la necesidad de ser ‘prudentes’ durante las próximas semanas.

Este jueves se tomará una decisión final sobre qué relajaciones en las restricciones se aplicarán a partir del lunes (1 de marzo).

Puig ya ha insinuado que este puede ser el último fin de semana con cierres de perímetro para las principales ciudades de la región.

Mientras tanto, el sector de la hostelería está presionando por una reapertura diurna de terrazas superior a la esperada a partir del 1 de marzo con un horario de cierre a las 17.00 o 18.00 horas.

Las asociaciones de bares y restaurantes dicen que necesitan una apertura nocturna con una capacidad interior del 25 al 30% para ayudar a recuperar algunas de las pérdidas causadas por las restricciones pandémicas.

Señalarán claramente la impresionante caída en las tasas de infección y el hecho de que se les permitió comerciar durante noviembre y diciembre cuando los casos de COVID-19 eran mucho más altos.


Source link

Deja un comentario