«Los desastres no conocen fronteras», dice Guterres, 35 años después del accidente nuclear de Chernobyl |

Un cierre de 20 segundos de la planta de energía nuclear de Chernobyl el 26 de abril de 1986 creó una oleada que provocó una explosión química, que liberó cerca de 520 radionucleidos peligrosos a la atmósfera. Como resultado, gran parte de la ex Unión Soviética quedó contaminada; territorio que ahora se encuentra dentro de las fronteras de Bielorrusia, Ucrania y Rusia, según la ONU.

Con motivo del 35 aniversario del accidente, el secretario general António Guterres dijo que juntos, “podemos trabajar para prevenir y contener [disasters]… Apoyar a todos los necesitados y construir una recuperación sólida ”.

Nunca olvides

Como uno de los accidentes nucleares más graves de la historia, casi 8,4 millones de personas en los tres países estuvieron expuestas a la radiación, según la ONU.

Unos 350.000 se vieron obligados a abandonar sus hogares en zonas gravemente contaminadas, lo que dejó un impacto profundamente traumático y duradero en sus vidas: “No se debe olvidar su sufrimiento”, dijo el máximo funcionario de la ONU.

También señaló el aniversario como una ocasión para reconocer los esfuerzos de recuperación liderados por los tres gobiernos, así como el trabajo de “científicos que examinaron la evidencia” para proporcionar un análisis importante que ha informado la planificación de emergencias y ha reducido los riesgos.

Un legado de asistencia

Si bien la Organización había ayudado a la población de las zonas circundantes a Chernobyl al principio, cuatro años después del accidente, el gobierno soviético reconoció la necesidad de asistencia internacional.

Ese mismo año, 1990, la Asamblea General aprobó una resolución en la que pedía “la cooperación internacional para abordar y mitigar las consecuencias en la central nuclear de Chernobyl”. Esto inició la participación de la ONU en el esfuerzo de recuperación.

En 2002, el organismo mundial anunció un cambio en la estrategia de Chernobyl, con un nuevo enfoque en un enfoque de desarrollo a largo plazo.

Y en 2019, se completó una nueva carcasa de seguridad sobre el antiguo refugio y se entregó al Gobierno de Ucrania. Se logró con 2.200 millones de euros en donaciones de más de 45 países.

La ONU dijo que el hito es uno de los proyectos más grandes jamás vistos en términos de cooperación internacional en el campo de la seguridad nuclear.

Trabajando por ‘el bien común’

Los equipos de país de la ONU – trabajando con la sociedad civil, socios internacionales y donantes – primero apoyaron la ayuda humanitaria y de emergencia, luego la recuperación y finalmente el desarrollo social y económico, señaló Guterres, y agregó que “nuestros esfuerzos conjuntos han tenido cierto éxito”.

Citó que el número de pequeñas y medianas empresas que operan en áreas directamente afectadas por el desastre ha aumentado de 2.000 en 2002 a 37.000 en la actualidad.

Y miles de residentes, líderes comunitarios y médicos han recibido capacitación sobre los riesgos para la salud y la promoción de estilos de vida saludables.

El desastre de Chernobyl fue contenido por los gobiernos que trabajan con académicos, la sociedad civil y otros, «por el bien común», dijo el jefe de la ONU.

“Contiene lecciones importantes para los esfuerzos de hoy para responder a la pandemia de COVID-19”, concluyó.

Museo Nacional de Chernobyl / Anatoliy Rasskazov

El accidente de la central nuclear de Chernobyl el 26 de abril de 1986 fue uno de los accidentes nucleares más graves de la historia.


Source link

Deja un comentario