Las agresiones a los trabajadores sanitarios en Andalucía se redujeron significativamente en 2020, aunque las mujeres siguen siendo las más afectadas

El número de agresiones al personal sanitario en Andalucía el año pasado fue el más bajo desde 2016, revela un nuevo estudio.

Publicado el 9 de marzo por Sindicato Medico Andaluz Sevilla (SAS), el informe registró el número de agresiones físicas y no físicas (agresiones) sobre los trabajadores del sindicato en toda la comunidad autónoma.

En general, hubo 1042 agresiones contra el personal de SAS en 2020, de las cuales 866 no fueron físicas y 176 lo fueron.

Grafico 01
AGRESIONES EN ANDALUCIA: Azul = total; naranja = no físico; gris = físico. Todos los gráficos del sitio web de SAS.

Todas las provincias andaluzas registraron el mismo patrón, excepto Córdoba, donde hubo 10 actos de agresión física más que el año pasado, y Almería, donde las agresiones no físicas aumentaron de 54 en 2019 a 61 en 2020.

La mayoría de las agresiones se produjeron en Sevilla (279) y Málaga (186), pero la tasa por 100.000 habitantes fue similar en todas las provincias.

Grafico 05
SIMILAR: Tasa de agresiones por cada 100.000 habitantes en las provincias de Andalucía

Aunque el informe señaló la dificultad de atribuir la caída a una sola causa, sí dijo que ‘la pandemia y la consecuente disminución de las consultas presenciales en atención primaria o la actividad programada en los hospitales pueden haber influido’.

También mencionó el trabajo de la Administración, la presión de los sindicatos y los medios de comunicación y la actuación de los jueces y fuerzas del orden público como posibles factores de influencia.

Las principales víctimas son el personal de salud primaria, que tiene cuatro veces más probabilidades de ser agredidas que los trabajadores no sanitarios.

Grafico 09
SEXO DEL AGRESOR: Agresiones totales (columna izquierda); agresiones físicas (columna derecha); naranja = masculino; azul = femenino

El 70% de las víctimas en 2020 eran mujeres, aunque el 71% de la población activa es femenina.

No obstante, el informe enfatiza que ‘el sexo del agresor y la víctima indudablemente contribuye a la mayor proporción de mujeres agredidas entre el personal de salud, independientemente de la composición de la fuerza laboral’.

En total, los hombres llevan a cabo el 60% de las agresiones a los trabajadores de la salud.


Source link

Deja un comentario