La retirada de Turquía del tratado de protección de la mujer, «preocupante paso atrás» |


“Esta decisión … envía un mensaje peligroso de que la violencia contra las mujeres no es importante, con el riesgo de alentar a los perpetradores y debilitar las medidas para prevenirla”, dijo Dubravka Šimonović, relatora especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres.

Señaló que solo debilitará las leyes que brindan protección a las mujeres y las ayuda a mantenerlas seguras, “y las deja en mayor riesgo en un momento en que la violencia contra las mujeres está aumentando en todo el mundo”.

El Convenio de Estambul del Consejo de Europa es el instrumento internacional más reciente que ayuda a proporcionar una hoja de ruta para la eliminación de la violencia de género contra mujeres y niñas; junto con la Declaración de la ONU sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Plataforma de Acción de Beijing.

Una mala interpretación

Las expertas independientes sostuvieron que estos acuerdos no solo reconocen la violencia de género contra las mujeres como una violación de los derechos humanos, sino que también “comprometen a los Estados a implementar políticas y leyes para erradicarla”.

“La implementación del Convenio de Estambul junto con otras normas internacionales ha dado lugar a cambios positivos a nivel nacional”, señalaron.

En los últimos meses, algunos políticos y grupos conservadores en Turquía han expresado su preocupación de que la Convención «amenaza a la familia» y los valores familiares, en lo que los expertos sostuvieron fue una mala interpretación del término «género» expresado en el lenguaje de la Convención. .

“Por el contrario, la Convención proporciona a los Estados miembros herramientas para proteger mejor a las mujeres y las niñas y sus derechos humanos”, dijeron.

Un llamado a reconsiderar

En 2012, Turquía fue el primero de los 35 Estados miembros en ratificar el Convenio de Estambul, y el sábado, señalaron los expertos, sin debate en el Parlamento ni con la sociedad en general, anunció su decisión de retirarse por decreto presidencial.

La relatora especial sobre la violencia contra las mujeres, Gladys Acosta Vargas, quien también preside el Comité de la CEDAW, dijo que «agradecería un diálogo con Turquía» para discutir la importancia de la Convención en el trabajo por la eliminación de todas las formas de violencia de género contra las mujeres. a “nivel nacional, regional e internacional”.

“Pedimos a Turquía que reconsidere esta decisión y lleve a cabo consultas con el mundo académico, las organizaciones de la sociedad civil, el Parlamento y la sociedad en general”, dijeron los expertos.

Factor COVID

En el contexto de las medidas restrictivas de COVID-19 en Turquía, los expertos destacaron un mayor riesgo de violencia contra las mujeres, particularmente violencia doméstica, con un impacto aún mayor en las personas mayores y las personas con discapacidades.

Citando la información disponible que ha indicado en los últimos años un aumento de los feminicidios en Turquía, también destacaron la necesidad de más, no menos, herramientas para prevenir y erradicar la violencia de género en todas sus formas.

Pedimos a Turquía que reconsidere esta decisión: Expertos independientes de la ONU

“El momento actual exige una mejor implementación de las normas y estándares internacionales, no que Turquía se disocie de ellos”, explicaron.

Los expertos reiteraron su llamado al Gobierno a recolectar y analizar datos sobre feminicidios y establecer un denominado Observatorio de Femicidios para prevenirlos.

Otros rechazos

Los expertos habían expresado anteriormente su preocupación por las tendencias de retrocesos contra los derechos de la mujer y por la pertinencia del Convenio de Estambul para erradicar la violencia contra la mujer.

El relator especial de la ONU, el presidente de la CEDAW y los expertos regionales y de la ONU en derechos humanos lamentaron profundamente, entre otros, la decisión de Turquía. Para la lista completa, haga clic aquí.

Los relatores especiales y expertos independientes son nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU con sede en Ginebra para examinar e informar sobre un tema específico de derechos humanos o la situación de un país. Los puestos son honorarios y los expertos no reciben remuneración por su trabajo.


Source link

Deja un comentario