La ciudad vecina de Gibraltar reduce a la mitad el número de casos después de que los padres se niegan a enviar a sus hijos a la escuela

LA Linea ha logrado reducir a la mitad sus casos activos de COVID-19 esta semana después de que los padres decidieran dejar de enviar a sus hijos a la escuela.

La ciudad vecina de Gibraltar registró un pico de más de 2.500 casos por cada 100.000 habitantes el 21 de enero, pero ahora ha reducido esa cifra a 1.219.

Después de que se bloqueó el acceso desde la ciudad, todos los negocios no esenciales se cerraron el 11 de enero.

Las frenéticas peticiones a la Junta de Andalucía para detener la apertura de escuelas fueron rechazadas por el gobierno regional.

Los padres, organizándose a través de las redes sociales, decidieron actuar ellos mismos, y el 95% se negó a enviar a sus hijos a clases.

A pesar de las reprimendas de la derecha de la Junta, sus acciones fueron apoyadas por los concejales locales del PSOE que dijeron que estaban «actuando de forma más responsable que el gobierno regional».

Aunque esta semana la cantidad de niños que asisten a la escuela ha alcanzado el 85% a medida que disminuyeron los casos, el enfrentamiento continúa.

A medida que las medidas de cierre han comenzado a entrar en vigor, el alcalde de La Línea, Juan Franco, ha agradecido a los ciudadanos y empresas por su cooperación.

“Quiero agradecer el esfuerzo que está haciendo la población por autoaislarse y nuestros negocios por sacrificarse permaneciendo cerrados”, dijo.

A pesar de la disminución general, ayer se informaron 42 nuevos casos.

Todavía hay casi 3,000 casos en el área de La Línea, de un total de casi 5,000 desde que comenzó la pandemia.

Hasta el momento, 60 personas han muerto por el coronavirus en La Línea y casi 2.000 se han recuperado.

La policía ha multado a más de 8.700 personas por violar las restricciones de encierro desde que comenzó el encierro.

Los gibraltareños se han visto obligados a limitar sus visitas a España a La Línea hasta esta semana, cuando se limitaron solo a asuntos esenciales.

La propagación del virus se ha atribuido a que Gibraltar llevó la cepa británica a través de la frontera.

La noticia llega cuando Gibraltar vio caer los casos activos a 204 con 21 en el hospital y no se registraron muertes en el último día.

Todavía hay diez pacientes en cuidados intensivos y otros 11 en las salas de COVID-19.


Source link

Deja un comentario