FELIZ FIN DE AÑO: Las tardes de Nochevieja en Valencia se desarrollan sin problemas

La víspera de año nuevo, la parte más temida de las festividades para epidemiólogos, trabajadores de la salud y líderes políticos de todo el mundo, transcurrió casi sin problemas en Valencia.

Transformado por el toque de queda nocturno COVID de Nochevieja (‘noche vieja’, el término español para la víspera de Año Nuevo) en Tardevieja (‘tarde vieja’), las advertencias y restricciones parecían funcionar mientras prevalecía el sentido común.

Un camarero prepara una mesita preparada para Nochevieja en Valencia
Un camarero prepara una mesita preparada para Nochevieja en Valencia

Grandes multitudes de juerguistas borrachos que rompían el distanciamiento social sin máscaras estaban notablemente ausentes, ya que la gran mayoría de los juerguistas se mantenían en grupos pequeños y seguían cumpliendo los requisitos de salud y seguridad.

Sin embargo, 79 personas siguen siendo multadas en la ciudad de Valencia por incumplir el toque de queda de medianoche a las 06.00 horas, mientras que los propietarios de 15 establecimientos fueron fichados por incumplimiento de la normativa sanitaria.

El temor a un brote masivo en la última noche del año fue tan grande que el presidente regional, Ximo Puig, pronunció un discurso público el miércoles (según informó La prensa de oliva), ‘rogando’ a la ciudadanía que respete las restricciones dadas las cifras terriblemente dramáticas de nuevos contagios y muertes que se registran cada día en la Comunidad Valenciana durante las últimas semanas.

De hecho, Puig llegó a afirmar que ‘Nochevieja y Tardevieja están prohibidos’.

Al final, sus temores se disiparon cuando las terrazas de los bares y restaurantes de la región recibieron un número de clientes similar al de cualquier otra tarde o noche desde el final del cierre.

Con un máximo de seis personas por mesa, manteniendo la distancia social requerida y sin incurrir en ningún comportamiento de riesgo, la gran mayoría de valencianos y valencianas disfrutó de un final de año mucho más relajado de lo que se esperaba inicialmente.

El ‘despliegue máximo’ de todas las fuerzas policiales –Nacional, Local, Autonómica y Guardia Civil – que iban a «actuar con total severidad» anunciado el día anterior por el presidente regional, para reprimir cualquier reunión ilegal e instancias de ley- romperse, sin duda tuvo un efecto disuasorio en cualquiera que planee desobedecer las restricciones.


Source link

Deja un comentario