EL JUEGO DE PODER cuando el presidente del Partido Popular de Murcia, Fernando López Miras, anula el probable derrocamiento de la próxima semana

Un movimiento para derrocar al gobierno de Murcia dirigido por el Partido Popular la próxima semana se ha derrumbado inesperadamente esta mañana (12 de marzo).

La conmoción de hoy se produjo después de que tres miembros de Ciudadanos de la asamblea regional cambiaran de opinión sobre su apoyo a una moción de censura que habría visto un cambio de poder la próxima semana.

Su giro fue liderado por la actual vicepresidenta, Isabel Franco, junto con Valle Miguelez y Francisco Álvarez.

Continuarán respaldando al Partido Popular después de que aparentemente terminaron los lazos con Ciudadanos esta semana.

Ahora se ha formado una mini coalición con Miguelez y Álvarez recompensados ​​con trabajos ministeriales.

El presidente Fernando López Miras reveló hoy la división en las filas regionales de Ciudadanos y la noticia de su sorprendente respuesta.

En unas impresionantes 48 horas, todos los miembros de la asamblea de Ciudadanos y PSOE firmaron el miércoles la moción de censura, que iba a ser debatida el 17 y 18 de marzo.

Esa moción solo había sido ‘improvisada’ el martes por la noche y la mayoría de sus delegados no sabían nada al respecto hasta que ingresaron al edificio de la asamblea en Cartagena al día siguiente.

La moción de censura atacó la ‘corrupción’ y la ‘falta de ética’ del actual gobierno.

Los votos combinados de Ciudadanos y PSOE les habrían dado una escasa mayoría de uno para expulsar al Partido Popular de Murcia por primera vez en 26 años.

Anunciaron que Ana Martínez Vidal de Ciudadanos sería propuesta como nueva presidenta.

Pero ahora el actual titular, Fernando López Miras, ha pedido que se retire la moción de censura.

“Ha sido un espectáculo vergonzoso y lamentable que Ciudadanos y el PSOE nos echen del gobierno”, dijo López Miras.

«La censura se ha debido a intereses personales».

La vicepresidenta, Isabel Franco, no es fan de Ana Martínez Vidal con muchas diferencias entre las dos figuras de Ciudadanos.

Dijo hoy que solo firmó la moción el miércoles «como una cuestión de disciplina del partido».

“Estamos en medio de una pandemia y no es el momento de cambiar. No fui elegida para entregar el gobierno de Murcia a (el presidente del Gobierno) Pedro Sánchez ni para traicionar a los murcianos ”, añadió.

El drama de hoy se desarrolló al mismo tiempo que Ana Martínez Vidal y el líder regional del PSOE, Diego Conesa, compartían una plataforma conjunta en Lorca para delinear sus planes para el ‘nuevo’ gobierno de Murcia, que ahora parece estar en el terreno de la fantasía.


Source link

Deja un comentario