El grupo de despoblación pone la mira en las mujeres agricultoras con una nueva iniciativa en la España rural

LA Asociación Española Contra la Despoblación (AECD) ha lanzado un nuevo programa para ayudar a traer rostros femeninos al mundo tradicionalmente dominado por los hombres de la agricultura rural.

El programa ha sido acuñado como Escuela de Pastoras (Escuela de Pastoras) y ha sido diseñado para acercar la formación agrícola y ganadera a las mujeres de comunidades rurales y remotas.

Con sede en la región de Cantabria del norte de España, pero con cursos en todo el país, incluida Andalucía, la escuela nació a partir de hallazgos recientes que mostraban que las mujeres abandonaban las zonas rurales en mayor proporción que los hombres.

Frente a la disminución de la población femenina y bajo la presión de traer a la gente de regreso al campo, la AECD elaboró ​​el curso y lo diseñó para diferenciarse de otros esquemas actualmente vigentes en España.

Según Susana Pacheco, tutora del curso y cerebro detrás del esquema, el curso se enfocará en la industria desde el punto de vista de las mujeres.

«Nos centraremos en el equilibrio entre el trabajo y la vida, la gestión del tiempo con los niños y la creación de redes de apoyo entre compañeras agricultoras». dijo Pacheco.

El curso de nueve meses consta de 500 horas de estudio online y un mes de formación profesional en una finca de Cantabria, donde los matriculados adquirirán experiencia práctica en el manejo de la ganadería.

Durante su estadía, las mujeres aprenderán sobre agricultura y agricultura sostenibles, utilizando especies nativas de flora y fauna y utilizando tecnología de punta como drones para comprender cómo avanza la industria hacia el siglo XXI.

Para aquellas mujeres con hijos, también pueden asistir a la estancia vocacional con lecciones de apicultura, elaboración de quesos y cuidado de los animales.

“Hasta ahora el plan ha tenido mucho éxito”, afirma Lidia Díaz, formadora de la escuela.

“Hemos tenido 265 candidatos de toda España, incluso de las Islas Canarias”.

“Las aldeas rurales, además de ser borradas del mapa debido a la despoblación, también están siendo masculadas en el proceso, ya que cada vez más mujeres jóvenes sienten que no tienen lugar en estas comunidades”. dijo Díaz.

Pacheco espera que su plan cambie la situación e inyecte vida a las comunidades rurales cada vez más reducidas.

“Hay un 50% más de adultos mayores en las aldeas que de jóvenes”, dijo Pacheco, citando estadísticas del INE.

«Las mujeres son vitales para mantener vivas a estas comunidades y, con suerte, nuestro programa trabajará para darles a las mujeres el reconocimiento que merecen».

En 2019, la facción andaluza del esquema obtuvo el reconocimiento nacional del Ministerio de Agricultura que les otorgó un certificado del Programa de Desarrollo Rural por su trabajo durante el programa de capacitación de 2019, celebrado en Ronda y el catalizador para 14 nuevas agricultoras calificadas que ingresan a la industria. .


Source link

Deja un comentario