El Campo de Gibraltar de España bajo asedio de COVID-19 mientras las tasas de infección se disparan y los hospitales se desbordan a pesar de semanas de restricciones más estrictas

EL Campo de Gibraltar está sitiado por el coronavirus a pesar de semanas de restricciones mucho más estrictas, según muestran las últimas cifras.

En La Línea, que comparte la frontera con Gibraltar, la tasa de incidencia acumulada de 14 días se ha disparado a partir del lunes a 2.266 casos por cada 100.000 personas.

La cifra aumentó en 811 puntos en una semana, a pesar de que el municipio ha estado sometido a medidas más duras desde principios de año.

La localidad contó otros 323 casos durante el fin de semana y seis muertos, informó ayer la Junta de Andalucía.

Mientras tanto, 12.500 niños faltan a la escuela, con tasas de asistencia que no superan el 5% desde el inicio del año escolar.

La Línea cerró sus fronteras a principios de enero tras el descubrimiento de la variante británica más contagiosa en Gibraltar.

Pero a los trabajadores que cruzan la frontera se les ha seguido permitiendo el paso, al igual que a los británicos con casas en el campo.

También ha visto cerradas todas las empresas no esenciales durante semanas, pero la tasa de infección continúa aumentando.

La historia se repite en todo el campo, con Algeciras contando 216 nuevos casos durante el fin de semana, San Roque 75, Los Barrios 66 y Tarifa 48.

Estas cinco ciudades contabilizaron 12 muertes por la enfermedad durante el mismo período.

En Castellar, la tasa de incidencia ha alcanzado los 2.197 casos por 100.000 habitantes y en San Roque 1.274, por lo que debe cesar toda actividad no imprescindible.

Los Barrios también rompió el umbral de los 1.000 el lunes (1.142), lo que significa que a partir del miércoles también tendrá que cerrar todos los negocios no esenciales, incluidos bares y restaurantes.

La explosiva tercera oleada en la comarca del campo también ha golpeado duramente a los hospitales, debiendo ser trasladados pacientes de La Línea y Algeciras a otros centros médicos de la provincia de Cádiz.

También se han producido trágicamente 10 brotes en residencias de ancianos y uno en una sala de cáncer del hospital de Algeciras, que han matado a varios pacientes.

Desde la medianoche de esta noche, Tarifa deberá cerrar sus perímetros exteriores tras alcanzar este lunes una tasa de incidencia de 666 casos por 100.000 habitantes.

Se produce después de que se levantara la medida hace unos días, cuando la antigua ciudad vio que la cifra descendía por debajo de 500.

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, admitió el lunes que el aumento de casos en el Peñón, que comparte su frontera con la región del campo, se debe a la variante británica más contagiosa.

“Ha sido imposible detener el avance de la nueva cepa, mucho más virulenta, con tanta eficacia como lo hicimos durante la primera oleada”, dijo.

En una declaración asombrosa anoche, Picardo dijo que Gibraltar no ha visto una pérdida de vidas tan repentina en más de 100 años, con 38 muertes por COVID-19 solo en el nuevo año, de un total de 45.


Source link

Deja un comentario