Decenas de propietarios de viviendas en las Islas Baleares de España se ven obligados a convertir propiedades vacías en viviendas sociales

DEcenas de propietarios de viviendas en las Islas Baleares se han visto obligados a convertir sus propiedades desocupadas en viviendas sociales.

El Gobierno de las Islas Baleares ha revelado que un total de 56 propiedades en toda la región se enfrentarán a una expropiación forzosa.

Este es el acto de apoderarse de la propiedad privada con fines públicos.

Al anunciar la nueva medida, el ministro de Vivienda, Josep Mari, dijo: “Este es un paso importante que permite al gobierno sacar apartamentos del mercado especulativo, devolviéndolos a su función social”.

Por islas, 27 se adquirirán en Mallorca, 23 en Menorca y seis en Ibiza.

De no recurrirse judicialmente, estos inmuebles se ofrecerán en alquiler social a través del Instituto Balear de la Vivienda (Ibavi) con una mensualidad que no superará el 30% de la renta de los nuevos habitantes.

Las viviendas se adquirirán durante un mínimo de siete años y los 56 propietarios serán compensados ​​con un fondo compartido de 1,8 millones de euros.

Para los pisos en Mallorca, el precio medio que pagará el gobierno es de 408 € al mes.

En Menorca será de 336 € al mes y en Ibiza será de 530 € al mes.

Mari dijo que el acuerdo era «pionero» y «sin precedentes para la región», y que su departamento pasó meses estudiando las viviendas que figuran en el registro.

De hecho, se consideraron más de 300 viviendas y los 56 apartamentos eventualmente se consideraron aptos para vivienda social debido a su tamaño, características y condición.

Mari pasó a detallar sus esperanzas de que la expropiación «alentaría a los propietarios a no mantener sus pisos vacíos» y, en cambio, los pondría en el mercado «ordinario».

Sin embargo, la Asociación Balear de Promotores Inmobiliarios dijo que la nueva medida había generado mucho miedo en el mercado.

Su presidente, Luis Martín, dijo: “Ya hemos recibido llamadas de inversionistas nacionales y extranjeros.

“Tienen miedo porque no saben si sus propiedades pueden ser expropiadas y lamentablemente tenemos que decirles que sí, existe la posibilidad de que lo sean en el futuro”.

El líder del PP balear, Compañía Biel, también criticó la medida, acusando a la presidenta Francina Armengol de llevar a cabo ‘una persecución a la propiedad privada’.


Source link

Deja un comentario