Bielorrusia: Poner fin a las actuales violaciones de derechos humanos, insta el jefe de derechos de la ONU |

En una reunión del Consejo de Derechos Humanos, la Alta Comisionada Michelle Bachelet compartió informes de más de 27.000 arrestos desde el 9 de agosto, cuando los manifestantes comenzaron a impugnar el resultado de las elecciones presidenciales.

«En el último mes, cientos de personas siguieron siendo arrestadas cada semana durante las manifestaciones, según los informes, alrededor de 1.000 personas el 8 de noviembre y 700 el 15 de noviembre, mientras seguían surgiendo denuncias de lesiones durante las dispersiones y de malos tratos durante las detenciones» , ella dijo.

“Según los informes, también se ha detenido a personas de la tercera edad durante las marchas semanales pacíficas de los jubilados”, añadió, y señaló que el 30 de noviembre se había detenido a unas 20.

Aumento de sanciones

Las sanciones impuestas a los manifestantes parecen ser cada vez más severas, observó el Alto Comisionado.

Informó que hasta hace poco, la mayoría de los detenidos enfrentaba cargos administrativos y eran condenados a multas o detención por hasta 15 días.

Sin embargo, observó que en las últimas semanas “un número cada vez mayor de manifestantes está siendo acusado en virtud de varios artículos del Código Penal, que en ocasiones conllevan fuertes penas de prisión”.

«En general, en el contexto de las elecciones, más de 900 personas han sido tratadas como sospechosas en casos penales», señaló el jefe de derechos humanos de la ONU, incluidos «candidatos presidenciales de la oposición, partidarios de la oposición, periodistas, blogueros, abogados y defensores de los derechos humanos ”.

Muchos permanecen detenidos.

Violencia contra manifestantes

La Sra. Bachelet también expresó su profunda preocupación por las “violaciones del uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad”.

“Como sabe el Consejo, las autoridades deben facilitar las reuniones pacíficas y el uso de la fuerza durante las protestas debe ser siempre excepcional, proporcionado y una medida de último recurso”, recordó. “Incluso cuando hay actos aislados de violencia por parte de algunos participantes, no se debe considerar que toda la asamblea pierde su carácter pacífico”.

Dijo a la reunión que desde el 9 de agosto, el seguimiento y análisis de las manifestaciones por parte de su oficina indican que, si bien los participantes fueron abrumadoramente pacíficos, «fueron sistemáticamente, y en la mayoría de los casos, violentamente dispersados», incluso mediante gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y aturdimiento. granadas.

Abusos desenfrenados

El Alto Comisionado expresó su preocupación por los informes según los cuales al menos cuatro personas han muerto en manifestaciones; los manifestantes son perseguidos y pateados al azar; la seguridad golpea a los detenidos; y hombres enmascarados no identificados están dispersando las protestas, junto con la policía antidisturbios, lo que aumenta un clima de miedo e impunidad.

“Si se confirman, esos incidentes constituirían malos tratos y, en algunos casos, podrían constituir tortura”, precisó.

Además, desde finales de octubre, se han presentado hasta 2.000 denuncias de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes bajo custodia.

Proteger a los defensores de derechos

Desde agosto, 373 periodistas han sido arrestados, seis de los cuales se encuentran actualmente detenidos, tres por cargos criminales.

“Deploro los continuos hostigamientos y detenciones de muchos defensores de derechos humanos y periodistas, en el contexto de las protestas”, subrayó la Sra. Bachelet.

Mientras tanto, los abogados involucrados en violaciones de derechos humanos también están bajo presión, algunos inhabilitados y otros enfrentan acusaciones penales, y se están imponiendo sanciones disciplinarias a los maestros y estudiantes que protestan.

Kseniya Halubovich

Grandes multitudes han demostrado su enfado por los resultados de las elecciones presidenciales en Bielorrusia.

Detener las violaciones de derechos

La Alta Comisionada pidió al gobierno que ponga fin a las continuas violaciones de derechos humanos, entre otras cosas, liberando de inmediato a todos los detenidos ilegalmente por ejercer su derecho a la libertad de expresión; respetar el derecho de reunión pacífica; y garantizar investigaciones independientes y transparentes sobre todas las denuncias de tortura y otras violaciones de derechos humanos.

Aunque no se ha concedido acceso a Bielorrusia para que un equipo técnico evalúe la situación, la Sra. Bachelet aseguró que continuará con el monitoreo remoto e informará con recomendaciones «para apoyar el fortalecimiento de los derechos humanos y el estado de derecho, y el desarrollo de instituciones responsables».

Bielorrusia retrocede

En su respuesta, el Representante Permanente del Gobierno de Bielorrusia ante la ONU en Ginebra, Yuri Ambrazevich, dijo que «la mayoría de la gente continuaba con su vida normal» en el país y «el Gobierno estaba funcionando», al igual que las fábricas y oficinas.


Source link

Deja un comentario