Asesino de Alcasser atrapado en la okupación de Madrid

El asesino convicto de las ‘chicas Alcasser’, Miguel Ricart, ha sido identificado por la policía en una casa okupa de Madrid cuando, según informes, iba a comprar drogas.

Tres adolescentes de 14 y 15 años, Miriam, Toñi y Desirée, desaparecieron en las afueras de la localidad valenciana de Alcasser la noche del 13 de noviembre de 1992.

Sus cuerpos fueron encontrados en enero siguiente, con signos de violencia física y sexual.

Dos hombres fueron imputados del crimen, Antonio Anglés y Miguel Ricart, conocidos en la zona como delincuentes comunes y enfrentando acusaciones de secuestro, violación, tortura y asesinato.

Una estatua a las tres niñas en el cementerio de Alcasser
Una estatua a las tres niñas en el cementerio de Alcasser

El primero, considerado el principal responsable, desapareció sin dejar rastro y aún se desconoce su paradero. Miguel Ricart fue detenido, juzgado y condenado a 170 años de prisión en 1997, pero salió apenas 20 años después de acuerdo con la llamada ‘doctrina Parot’.

Ahora, tres años después de salir de prisión, medios nacionales informaron que Ricart fue identificado el viernes (15 de enero) por la Policía Nacional durante una redada de drogas en la zona de Carabanchel de Madrid.

Los informes afirman que el asesino convicto había visitado una casa ocupada en el vecindario para comprar sustancias ilícitas, y cuando las fuerzas de seguridad le preguntaron, les mostró su tarjeta de identificación sin dudarlo.

Esta es la primera noticia que alguien ha tenido de Ricart desde que terminó su condena, ya que se había mudado a Francia para escapar de las amenazas y la violencia que enfrentó dondequiera que fuera en España.

El caso Alcasser fue extremadamente público, con constante exposición y análisis del crimen y juicio en las cadenas de televisión españolas y en los medios impresos durante varios años, lo que significó que Ricart era un rostro muy conocido en todo el país.

Lo que ha estado haciendo mientras tanto es un misterio, pero la mera mención de su nombre es suficiente para enviar escalofríos por la columna vertebral de cualquiera que tenga la edad suficiente para recordar la macabra tragedia que sigue siendo considerada uno de los crímenes más oscuros jamás cometidos en España. .


Source link

Deja un comentario